Sistema Vetiver

Sistema Vetiver-Control de erosión y sedimentación

Sistema Vetiver

Poda de aguacate

Saneamiento árboles de aguacate

Poda de aguacate

No a la Reforestacion de Antojo

User Rating:  / 0
PoorBest 

Puerto Rico, sus islas Vieques y Culebra; requiere un plan de manejo de árboles para plantar el árbol correcto en el sitio correcto. Los arboles son los Seres Vivientes más antiguos del Planeta con Memoria, Conciencia y Lenguaje.

 

El Ser Humano es el responsable principal de los daños causados ​​por los árboles que han destruido las diferentes infraestructuras, han afectado a los bienes y vidas humanas. No existe Plan de manejo de árboles y la ciudadanía y Estado sembrado el árbol incorrecto en el sitio incorrecto.

 

No podemos continuar con la práctica de reforestar por antojo y crear líneas de árboles en las calles y caminos que destruyen las aceras y cubren con sus ramas las señales de tránsito y los puestos de energía eléctrica.

Las plantaciones de árboles son un proceso incluyente y sistémico que requiere que modifiquemos la manera en que enfrentamos la deforestación y el Paisajismo.

 

Como árbolista hemos sembrado más de 40 mil de árboles ornamentales y de frutas en tres décadas. También hemos removidó 12 mil árboles de alto riesgo. Le he controlado las raíces a mas de 600 arboles en todo Puerto Rico, Vieques, Culebra y Saint Croix. Por eso promuevo un Plan de Manejo de Arboles.

 

 El huracán María ha puesto en evidencia a la mayoría de los árboles plantados en calles y avenidas, patios de residencias que son arboles incorrectos en el sitio incorrecto. El Paseo de servidumbre en las zonas verdes Frente a las residencias NO son areas para sembrar Ucar, Caoba, Cepillo de Botella, Pterocarpus, Datilera Palmas, Palma de Coco, Roble Venezolano, Ceiba, Toronja, Ilan Ilan, Reina de las Flores; todos estos árboles poseen raíces agresivas y destruyen tubería sanitarias, piscinas, pozos sépticos, destruyen residencias.

 

A medida que la velocidad del viento del Huracán María aumento, los árboles fueron dañados (por ejemplo: Roble Plateado le llaman Roble Amarillo), Cepillo de Botella, Pterocarpus, Aguacates, fueron arrancados, quebrados o inclinados resultando en una pérdida en muchas urbanizaciones en las zonas urbanas de todo el país.

 

Donde la cobertura de árboles estaba más densa y compuesta de árboles más viejos, estos sufrieron un daño más considerable durante el huracán. En un barrio del municipio de Ceiba que visite; la cobertura de copas es menor y los árboles más jóvenes se salvaron. Las condiciones que acompañaron al huracán María también influyeron en la caída de los árboles. Por ejemplo, el movimiento de María con poca precipitación, significa más agua acumulada en el suelo y por lo tanto más contacto entre las raíces y el suelo para no mantener los árboles en pie.

 

Los árboles que crecen naturalmente en grupos sobrevivieron bien a los vientos del huracán María que los árboles individuales, las posibilidades son pequeñas de fallar. Los árboles solo pueden desarrollar un sistema de protección física con un espacio de suelo adecuado.

 

Algunas especies de árboles son más resistentes que otras. La resistencia al viento se define como la capacidad de sobrevivir de un árbol vivo a la fuerza de los vientos huracanados. La resistencia significa que no tienen ningún recurso disponible o quebrados por los vientos.

 

Esto es especialmente cierto, si los árboles están muy viejos y son un peligro a la vida y la propiedad y pertenecen a la lista de resistencia al viento más baja. Observe que la Palma Real Puertorriqueña es la campeona en resistir el viento y las ráfagas del huracán María; igual el árbol de María, nativo de las Antillas.

 

 Las palmas crecen diferente a los otros árboles porque ellas tienen una sola yema terminal. Si esta yema no se daña, las palmas pueden perder todas sus hojas y aun sobrevivir.

Nuestra investigación en el monte detrás de mi finca en el municipio de Fajardo muestra que en general las palmas sembradas en los montes con suficiente espacio para anclar sus raíces, quedaron vivitas. Sin embargo, las Palmas Reales sembradas en las áreas verdes frente a las residencias, que pueden estar en un espacio de 2 pies de ancho, fueron derribadas en el suelo en la Urbanización Santa Isidra del municipio de Fajardo, Puerto Rico.

 

Los pinos como el caribeea o pino hondureño inmediatamente después del huracán se pueden ver y se pueden ver afectados por el viento. Los pinos son muy sensibles al daño por el viento. El llamado Pino Norfolk es el campeón, sin embargo no es una conífera por lo tanto es un árbol y no un pino. Proveniente de las islas Norfolk cerca de Australia resistió los vientos de 180 a 200 mph; solo los rasguñaron.

 

Algunos pinos pueden permanecer verdes por un año o más, luego vuelven a volverse amarillos y en poco tiempo tienen las acículas cafés. Las causas del amarillamiento de las acículas y la muerte de los pinos aun no se entienden completamente. Probablemente es debido a un daño oculto producido por el doblamiento y retorcimiento ocasionado por los vientos huracanados. Los vientos prolongados también pueden romper las raíces más pequeñas sin romper las raíces más grandes de soporte.

 

Los tallos y las raíces dañadas son incapaces de suplir el agua y los nutrientes necesarios para la copa, lo que resulta en las acículas amarillas y el deterioro del pino.

 

Se pueden ver los árboles que producen hojas nuevas en la parte superior de la copa y en las puntas de las ramas. Las hojas nuevas son una señal de recuperación, ya que restauran la capacidad de fotosintetizar del árbol y le devuelven la salud.

 

La mayor parte de las especies se defoliaron (pierden sus hojas) fácilmente con los vientos de María. La pérdida de las hojas puede ser una buena estrategia para ayudar a los árboles a resistir mejor a los vientos.

 

La mayoría de los árboles han recuperado sus hojas y en algunos pocos meses o en la primavera del 2018. Si el árbol no tiene hojas nuevas para la primavera o comienzos del verano; lo más probable es que no se recupere.

 

Los árboles endémicos y nativos tienen una mejor supervivencia , no así en las zonas urbanas. Algunas de las especies exóticas con supervivencia en la zona metropolitana, especialmente en las urbanizaciones del municipio de Guaynabo fue Melaleuca ( Melaleuca quinquenervia ), árbol prohibido sembrarlo en Puerto Rico por el DRNA, pino australiano ( Casuarina equisetifolia ).

 

Cada especie de árbol tiene una expectativa de vida inherente.

Algunas especies de árboles viven más que otras. Algunos viven 80 años; entre más viejo se vuelve un árbol, mayores son las probabilidades de enfermedades y patógenos, rotura durante los vientos y el riesgo creciente de la causar daños cuando falle.

 

Todos los árboles muy viejos que representan un peligro para la gente y las propiedades deben ser removidos y reemplazados por árboles nuevos. Estos árboles deben ser revisados ​​regularmente en busca de defectos estructurales.

 

Los árboles viejos con un sistema radicular podrido, ramas podridas o ramas grandes muertas son vulnerables a los huracanes. La pudrición puede estar presente sin signos aparentes, como un árbol que se cayó en la urbanización Garden Hill Norte del municipio de Guaynabo, Puerto Rico hace 2 años cerca de la caja de la guardia del acceso.

 

 La pudrición es una de las causas mayores de la caída de los árboles, es causada por hongos que debilitan la madera. Grietas, hendiduras, hinchazones, muñones de ramas muertas y heridas grandes viejas, sugerencias pudrición interna. Éstas pueden ser puntos débiles en el tronco y aumentar las posibilidades de la caída del árbol.

 

La rama se quebró en este punto de unión débil. Un árbol con dos o más troncos o ramas de igual tamaño que se originan del mismo punto tienen ramas codominantes. Ésta es una forma débil.

 

Los árboles podados antes del huracan  de María con copas más abiertas y bien distribuidas en diferentes residencias del área metropolitana de San Juan, sobrevivieron mejor a los vientos que los árboles sin podar. El campeón de todos es el árbol de la farmacia, el Nim (Neem). Posee raíces columnares y repele 405 especies de insectos.

 

Las malas prácticas de poda que hacen los trabajadores de la AEE, como el desmoche o la remoción de ramas grandes, hacen al árbol más susceptible a la falla con los vientos. Las heridas grandes de poda se convierten en puntos de entrada de hongos que comienzan los procesos de pudrición.

 

El suelo debe suministrar un amplio espacio abierto para permitir el crecimiento del tronco y el desarrollo expansivo de las raíces principales. Para llevar a cabo esta accion árbol, las raíces necesitan expandirse más allá del borde de la copa y crecer profundamente en el suelo.

 

Los árboles sin raíces profundas se cayeron por lo inestable debido a las ráfagas y vientos fuertes. Los árboles en suelos superficiales son más propensos a caer que los árboles enraizados más profundamente. Por ejemplo, los suelos superficiales (de menos de 1 pie de profundidad) en la urbanización Santa Isidra del municipio de Fajardo, Puerto Rico, permitieron la caida de Palmas Reales de 60 pies de altura poco espacio para. mantenerla anclada durante el huracán María.

Las raíces de los árboles también crecen muy pobremente en suelos compactados causandoles problemas graves de salud. Esto es especialmente cierto cuando los suelos estan  pobremente drenados o con un nivel freático alto.

 

 Puerto Rico posee científicos como Dasonomos, Silvicultores, Arbolistas, Biólogas, Dendrologos para juntos a las comunidades establezcamos un Plan de Siembra de Arboles correctos en el lugar correcto. Los arboles en las zonas urbanas se deben sembrar a una distancia de 10 pies de la verja del vecino y de cualquier estructura. Instalarle un sistema de control de raíces y podarse cada 8 meses. Abonar con humus mensualmente, aplicar agua cada 4 días y asperjar con bio-insecticidas cada 14 días.

 

· Arbolista Paisajista

www.energiaverdepr.com

 

 

 

 

Add comment

Security code
Refresh